JA Medicare - шаблон joomla Создание сайтов

Vasectomia o recanalización de la vasectomia



Dentro de los métodos de planificación familiar definitiva están el pomeroy (ligadura de trompas) para la mujer y la vasectomía (corte de los conductos deferente en el hombre). En los países desarrollados se realizan más vasectomías que pomeroy por diversas razones, es un procedimiento más seguro por lo que se manipula el escroto y no la cavidad abdominal, generan menor tiempo de incapacidad, menor dolor postoperatorio y es fácil verificar la efectividad de la cirugía realizando un sencillo análisis del líquido seminal. La cirugía funciona en más del 99% de los casos y no afecta para nada la erección, el deseo sexual ni la masculinidad del paciente por todo esto es un método de planificación muy recomendable.
Revertir la vasectomía mediante la recanalización de los deferentes se denomina vasovasostomía y consiste en la unión de los conductos deferentes previamente seccionados para poder expulsar espermatozoides en el líquido seminal en aquellos pacientes que cambian de opinión y desean tener más hijos. Es un procedimiento que requiere microcirugía y sus resultados dependen no solo de una buena técnica quirúrgica, sino también de la cicatrización del paciente por lo que la recanalización tiene una taza de éxito que oscila entre el 50% y el 60 %, es decir funciona en 5 o 6 pacientes de cada 10 operados.